¿Cómo se distribuirán los 1.600 millones de dólares que se le dio al Poder Ejecutivo?

La línea de crédito de contingencia de US$ 1.600 millones comprende un total de US$ 920 para el sistema de salud pública y programas de protección social a afectados por las medidas restrictivas a causa de la pandemia del Covid-19., de acuerdo a lo aclarado por responsables del Poder Ejecutivo, instancia que administra los recursos aprobados por ley del Congreso, en el marco de esta emergencia sanitaria.

Un total de US$ 514 millones está destinado para el sistema de salud, con lo que se ampliarán las unidades de terapia intensiva, así como se prevé la adquisición de equipos especiales para médicos y enfermeras, e insumos para realización de los tests de la enfermedad.

Para los trabajadores de blanco se cotempla también una compensación adicional, atendiendo la recarga en sus responsabilidades durante la actual pandemia.

Con respecto a la Protección Social, unos US$ 300 millones irán para asistir a trabajadores informales y cuenta propistas, en tanto que otros US$ 100 millones irán al IPS para asistir a trabajadores registrados en la previsional.

La Ley de Emergencia también contempla un total de USD 62 millones para subsidiar los servicios básicos, de los cuales US$ 50 millones serán para la Administración Nacional de Electricidad (ANDE); US$ 6 millones para la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (ESSAP); y otros US$ 6 millones para la Compañía Paraguaya de Comunicaciones (COPACO).

Asimismo, el Gobierno Nacional destinará unos US$ 64 millones para asistir a las MIPYMES, mediante el otorgamiento de préstamos a través de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH), y para la construcción de pozos de la ESSAP.

El Ministerio de Hacienda detalla que para el funcionamiento se emplearán US$ 553 millones: siendo US$ 316 millones para salarios de médicos y personal de blanco, docentes, policías y militares; US$ 127 millones para jubilados y pensionados; US$ 77 millones para el servicio de la deuda pública; y US$ 33 millones para programas sociales Tekopora y Adultos Mayores.

Los beneficiarios de estos dos últimos programas recibirán transferencias adicionales, que se suman a los US$ 400 millones en asistencia a trabajadores formales e informales, y al Programa Ñangareko, creado para asistir a personas en situación de vulnerabilidad que no forman parte de ninguno de estos sectores pero que también se vieron afectados en sus ingresos por la cuarentena.

Fuentes: IP